Publicado el 14 diciembre, 2018

En un ambiente de familia, alegría y nostalgia, se realizó la Ceremonia de Clausura del Año Académico 2018, que contó con la asistencia de nuestro Gran Canciller y Arzobispo de Lima, Emmo. Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne. Lo acompañó el rector de nuestra casa de estudios, Pbro. Dr. Carlos Rosell de Almeida y otras autoridades y docentes; además de alumnos y personal administrativo.

Todo inició con la Santa Misa, donde el Cardenal nos recordó la importancia de reconocer en Dios quien guía nuestras vidas. “Todo es iniciativa de Dios, Él se hace hombre en un retablo, y no debemos olvidar eso”, afirmó. Además, nos recordó la importancia de ser humildes y que esto debe regir nuestras vidas. “Le pedimos a la Virgen María que seamos humildes, que seamos fieles. Abrázanos, protégenos”.

Posterior a la celebración eucarística, reconoció de manera especial a los alumnos que terminan el Programa Académico de Teología. El alumno Jesús Choy López, habló en representación de ellos, destacando que el estudio de Dios responde a la pregunta que tenemos del misterio Santo. “La Facultad de Teología es para nosotros un espacio de la continua búsqueda de Dios, donde se puede buscar su verdad desde la pregunta que tenemos en nuestro corazón”, puntualizó.

Para cerrar este acto académico, nuestro rector nos animó a seguir siendo una casa de estudios con el valor diferencial que nos guía: la fe. “Tenemos que seguir soñando con ofrecer a la sociedad un gran aporte: mostrar cómo la luz de la fe es capaz de elevar todo saber humano a costas insospechadas”, puntualizó.

Finalmente, gozamos de un momento familiar con la bendición del Belén y compartir navideño, donde autoridades, docentes, alumnos y personal administrativo comparten con mucha alegría el cierre de actividades.

 

Si deseas ver la galería completa, da click aquí: http://bit.do/eC9Cm